jueves, 25 de septiembre de 2014

#microcuento

Ella estaba hambrienta y él quería comer. Era previsible que acabaran en la cama sin probar bocado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario