martes, 8 de mayo de 2012

La seguiriya

Una gata tuerta
quiere cazar la mariposa de bronce
que lleva siglos dormida
y lanza zarpazos agrios
para romper la noche
en diminutos relámpagos.

Del aire brevemente roto
mana una oscuridad
aún más viscosa,
noche dentro de la noche,
claveles mustios de llanto
con todo el planeta en la garganta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario