martes, 29 de mayo de 2012

El Mellizo

Cuando voy a solas con mi locura, los pasos se me manchan al llegar la tarde.
La suciedad se encrespa, me avasalla, ofende mi carne.
Sé que no habrá salvación. 
Pero llega Enrique y me lava el alma. La tristeza no me abandona, pero quedo al fin limpio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario