viernes, 24 de julio de 2015

A veces hablo con mi abuelo

A veces llamo en un susurro a mi abuelo. Suelo hacerlo cuando a solas yo solo me acompaño. Y le pregunto por las hojas que caen, por la altura que van alcanzando mis niños, por lo que se esconde tras la línea del horizonte y por si es posible que mi abuela vuelva a sonreír.
A veces llamo a mi abuelo y hablo con él porque quiero ser un hombre como fue Bernardo José.
Pero me responde el vacío, que ni siquiera tiene eco.

domingo, 19 de julio de 2015

Diálogo del muslo en sombra



Cuando las horas se enjabonan
y la luz cae al suelo
de los patios antiguos,
una mujer morena
acaricia ortigas.

¿Qué palpas, Piedad,
no ves que la hierba rabiosa
te agriará la piel?

Toco lo que toco,
porque vengo borracha
del agua seca que las escobas
remueven ante las puertas.

Mírala qué quieta
en su silla de madera,
parece una virgen de nácar
bajo los collares de sal
y el corazón cárdeno.

¿Qué escuchas, mujer,
qué te miente el aire?

Escucho lo que escucho,
la humilde sinfonía
de los mil ruidos de la noche.

¿Qué traes que llevas
los ojos manchados de sombra?

Traigo lo que traigo,
déjame a solas
con el quejido de las yeguas
y los higos aplastados.

viernes, 17 de julio de 2015

Iñigo Ruiz en Sevilla (III)


Laura Vital con Eduardo Rebollar... Y la compañía de Juan Vergillos... ¿Qué más se puede pedir?
Posted by Iñigo Ruiz Cantaor on Jueves, 16 de julio de 2015

miércoles, 15 de julio de 2015

martes, 14 de julio de 2015

Iñigo Ruiz vuelve a Sevilla

Iñigo vuelve a Sevilla, a la Fundación Cristina Heeren, a seguir aprendiendo.
Cuenta: "Así es la Fundación: está un compañero italiano cantando por soleá de Triana, aparece don Eduardo Rebollar. Hace una letrita y se marcha. ¡Olé!".



Así es la Fundación. Está un compañero italiano cantando por soleá de Triana, aparece don Eduardo Rebollar. Hace una letrita y se marcha. ¡Olé!
Posted by Iñigo Ruiz Cantaor on Martes, 14 de julio de 2015