miércoles, 17 de septiembre de 2014

El hombre que miraba al cielo


Para no sentir el dolor
que deja el camino en los pies
y harto de coleccionar
amargos suspiros,
el hombre miraba al cielo.

Largas fatigas,
barbechos inflados;
huye de quien
con él siempre va,
el hombre miraba al cielo.

Por los campos
abrazados a la tarde
y sin saber todavía
muy bien por qué,
el hombre nos mira.







2 comentarios:

Unknown dijo...

Y siempre mi sombra conmigo va...cuando yo ya no mire al cielo, mi sombra ¿con quién se ira?

Gaztea Ruiz dijo...

Contigo. Sombra serás.

Publicar un comentario