domingo, 20 de junio de 2021

Puede que #poema

Puede que habite el dolor en ese hombre,
que tenga las manos amarillas,
que se resuma ante vuestros ojos
en una ceniza sencilla y triste,
que, de tanta rendición,
parezca su gesto una perfecta derrota.
Puede que cruel sentencia,
que granada podrida,
que le quitaron y se dejó,
que no, que después, que tarde,
que un fue y ahora qué lástima,
puede que, de espaldas a los dioses,
cada irse del sol
entre ese hombre
como en una noche dura,
como en un amigo cansado,
como en un destino.
Pero también camina descalzo
junto a un potro de dignidad encendida
mirando los días por encima del aire
y por debajo de la tierra,
latiendo, llena la boca de palabras,
comprendiendo que la canción fúnebre es precipitada
porque nació y puede volver a nacer,
porque está vivo y eso basta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario