sábado, 30 de julio de 2016

Muerte de un cantaor

No hace mucho murió Juan Peña, 'el Lebrijano'. Sentí su muerte porque era uno de esos cantaores que me han acompañado a lo largo de los años, un artista por el que he sentido siempre respeto y cuyas creaciones me han emocionado en muchas ocasiones.
Pero hoy, al enterarme de la muerte de José Menese, la sorpresa y la tristeza han sido mayores. Menese era mi cantaor. Escribo esto con la intención de no exagerar ni una pizca.
Sí, Menese era mi cantaor. Mi gran referencia del mundo flamenco, la bravura, el compás, incluso la ternura en algunos momentos... mi gran voz del cante. Al menos, del cante como a mí me emociona.
En las grabaciones de José Menese y Enrique de Melchor (que ya se nos marchó en 2012) mi corazón se siente en casa y se rompe en un llanto que acaba por limpiar el polvo gris de la pena.
¡Ay, mi José!

1 comentario:

Unknown dijo...

Su voz era telúrica, desgarrada, cantaba con rabia a veces no justificada...para él sí...internamente era un conflicto no reconocido...el flamenco no se entenderá sin Jose Menese...

Publicar un comentario