jueves, 7 de junio de 2012

Fieles a nuestro día de las letras flamencas. Versos llenos de vida, llenos de historias donde los sentimientos fluyen desde lo más profundo del alma. Os dejo con la nueva letra.

A la vuelta de las misiones, lograste el tan buscado trabajo que te permitió
sobrevivir en Madrid. Cossío, compañero de Bergamín en la tertulia de la revista Cruz y Raya, te contrata como secretario particular para la elaboración del último tomo de la enciclopedia Los Toros. Con el matrimonio Altolaguirre colaboras en la publicación de la revista Caballo Verde, que dirige Neruda. Serán Manuel y Concha, los Altolaguirre, los que te publiquen en su imprenta-editorial tu poderoso libro El rayo que no cesa. Los acontecimientos se aceleran, participas en homenajes y actos del mundillo literario como un autor consagrado. El rayo que no cesa es un libro impetuoso y enérgico, casi todo sonetos, que son como puñetazos de sensibilidad y amor. En él, Miguel, alcanzas tu propia voz y tu propia altura.

Por fin lograste hacerte hueco… ya eras uno más entre aquel grupo de
escritores impresionantes que marcaban la dirección de la literatura
española en los años 30. En la Feria del Libro del 36 tu El rayo que no cesa, como tú mismo dijiste, se vendió “a borbotones” y sólo fue superado en número de ejemplares
por el Phoenix de Manuel Machado.


Colombiana
Ya eres uno de ellos

Tú ya eres uno de ellos
un poeta consagrado,
atrás se queda tu pueblo,
atrás se queda el ganado.
Aunque por la pena sigue
tu corazón traspasado.
 

Ya se vende a borbotones
es el rayo que no cesa.
Tus poemas vuelan alto
se quedan en mi cabeza
llegan a mi corazón
y se acaba la tristeza.


Y hablarán de ti al final,
Miguelito no te preocupes
porque tus versos perdurarán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario