viernes, 11 de noviembre de 2016

Cuando se adelgazan las almas

Había mucho por decir
pero únicamente fueron capaces
de mirarse con una tristeza
que amuebló el silencio de la casa.

Este hombre y esta mujer,
de mirada a mirada,
eran como tiempo congelado,
como un cielo sin gorriones.