martes, 5 de julio de 2016

Amanece en la casa de mi padre

Amanece en la casa de mi padre.

Un día más, bola de fuego
araña el cielo
borrando estrellas,
trayendo tibieza
a los hombros cansados
de los heridos.

Una jauría de hormigas
brama sus miserias
desde la televisión
y por los caminos del sur
el polvo envuelve
con obsesión los guijarros.

Un día más,
pregunto en silencio:
—Padres amados, ¿soy digno de la vida?

Un día más, otro día más,
seguimos como si nada,
que preguntar en silencio es callar.

PD: la foto es suya.

1 comentario:

Horacio Ruiz Iglesias dijo...

Cuando yo muera hijo, no morire del todo algo de mi en ti, me sobrevivirá...

Publicar un comentario