domingo, 31 de mayo de 2015

Mirarte

Cuando llegue el segundo temido
en que las lenguas negras
derritan las luces perpetuas
y el alba caiga tiritando
tras los muros de la mentira;

cuando queden blandos los duros rayos
ante las madres viejas
que acunan suspiros mezquinos
y las hojas amarillentas tiemblen
en las oxidadas bocas de las alcantarillas;

cuando el olvido acuda indolente
para tragarse mi corazón,
que no le sabrá a nada,
y tú y yo vayamos a dejar de ser
lo que fuimos y somos;

entonces, justo antes del fin,
déjame mirarte por última vez...

Un instante apenas, compañera,
mirarte por última vez.



No hay comentarios:

Publicar un comentario