miércoles, 25 de julio de 2012

El tiempo es un mar sin playa ni espuma

He contemplado el vals de sol y luna
cuando pisan el párpado del cielo
unidos por un interminable hilo.

He contemplado por los caminos
vertederos de corazones ocres
resumidos en vidrio y rotura.

He contemplado gigantes caídos
rodeados de un silencio de bronce
tras comprender que era vana su altura.

El tiempo es un mar sin playa ni espuma:
yo pensaba que mi padre era un viejo
hasta que vi lo joven que era mi hijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario