martes, 8 de septiembre de 2020

Cuchillo homicida (10)

 CUCHILLO HOMICIDA

Nuevas cartas inventadas a Leonard Cohen
10

Querido Leonard:
Volví a Ítaca, agotado del mundo y de mí, feliz de haberme mantenido sereno en mi pavor. Pero había ocurrido lo imposible, lo imposible, sí, la propia Penélope había podrido la cama. No fue necesario que los galanes forzaran nada, ni la traición de las gentes de la casa. No… ella abrió las puertas del dormitorio y buscó quién lo habitara y la habitara, noche tras noche, batiendo con lúbrico empuje un fácil y húmedo pubis. 
Y ahora debo hacerme de nuevo a la mar porque no tengo Ítaca, no tengo Penélope, no tengo descanso. Soy todo duda y deuda. No sé pero debo, debo echarme otra vez a la mar más viejo y más dolorido. Qué más da no saber, Leonard... ¿Por muy sabio que sea, de qué me serviría en la mar, una extensión tan absolutamente salada de conocimiento?

Tuyo, el hijo de Isabel

No hay comentarios:

Publicar un comentario