viernes, 17 de junio de 2016

Querido yo

Querido yo:
sé del ruido,
de abriles moribundos,
de miércoles de ausencia,
del sabor de los besos en la lona,
del color azul del aire cuando falta,
del dolor en la planta suave de los pies,
de las lenguas que traen aguaceros y venenos,
de las miradas ácidas cuando caes ante sus templos,
del miedo que crece como mala hierba en los jardines del alma,
de amores al pairo en mares llenos de hortigas rabiosas,
de vientos extraños y llanuras en las que bailan
crueles rebaños de avispas antiguas,
de tintas podridas y aguadas,
de versos tan absurdos
como estos mismos,
sé del silencio.


Querido yo:
ocurrirán muchas más cosas malas,
pero todo va a salir bien.
Querido yo, yo te quiero.