domingo, 31 de mayo de 2015

Mirarte

Cuando llegue el segundo temido
en que las lenguas negras
derritan las luces perpetuas
y el alba caiga tiritando
tras los muros de la mentira;

cuando queden blandos los duros rayos
ante las madres viejas
que acunan suspiros mezquinos
y las hojas amarillentas tiemblen
en las oxidadas bocas de las alcantarillas;

cuando el olvido acuda indolente
para tragarse mi corazón,
que no le sabrá a nada,
y tú y yo vayamos a dejar de ser
lo que fuimos y somos;

entonces, justo antes del fin,
déjame mirarte por última vez...

Un instante apenas, compañera,
mirarte por última vez.



sábado, 16 de mayo de 2015

El fin del Minotuauro (microcuento)



El Minotauro sonrió al sentir la llegada de Teseo.
Después simuló un combate fiero y al fin se marchó de su horrible cuerpo.

domingo, 3 de mayo de 2015

Salamandras

Sola entre la gente, soledad multiplicada,
Aquella mujer era una pared de niebla
Lúgubremente preparada para rendirse
A los tristes tambores de la rutina.

Mañanas de lunes los domingos,
Arañazo el otro lado de la cama
Nunca por hombre calentada ni desecha,
Dolor de vértice deseoso de empuje y espuma.

Rosa con las espinas intactas, así era ella,
A la noche reclamó y fueron sus quejas
Salamandras mendigando una pizca de luz.


viernes, 1 de mayo de 2015

Mayo llegó como llega mayo

Las muchachas de anchas caderas
bajaban por la calle
derramando su contoneo fértil
en la mirada de los hombres.
Los dedos encelados clamaban
por desabotonar blusas
y liberar al aire tibio
los temblores de tantos pechos
que el invierno había encerrado.

Los escolares iban corriendo
por las clases y los patios,
merendaban Lengua y Matemáticas
y estudiaban pan y chocolate,
brincaban llenos de brillo
sobre los castigos de sus padres.

El frío era un cascarón que se había roto.
Mayo llegó como si la luz fuera infinita.
Yo, sin ti, alcé la vista a las alturas.
Y solo vi un cielo lleno de pájaros.