sábado, 1 de marzo de 2014

Paco

Ha muerto Paco de Lucía y han sido innumerables y justísimos los reconocimientos que ha recibido el genio de la guitarra.
Otros lo han dicho mejor que yo y no merece la pena que reitere la beneficiosa revolución que para el flamenco ha supuesto el arte que tenía en los dedos el de Algeciras.
Pero no he podido dejar de pensar en algo estos días.

He leído sobre su capacidad de innovación, sobre sus aportaciones y sobre la apertura universal que confirió al flamenco… mientras que para mí, el pellizco más hondo de Paco de Lucía es la magia de su toque acompañando a Camarón.
Desde mi ignorancia (que llevo con resignación), me quedo con la pareja que formó con el de la Isla, dirigidos por su padre en aquellos discos grandísimos. 
Ya véis que, de vez en cuando, todavía asomo la patita de mi ramalazo purista. No lo puedo evitar, aquel arte de Camarón y Paco de Lucía me sigue calentando el alma.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pero no he podido dejar de pensar en algo estos días.....

Y hasta que "algo" han llegado tus pensamientos....?

Publicar un comentario