lunes, 29 de octubre de 2012

III Ciclo Flamenknet

Ya hemos terminado el III Ciclo Flamenknet.
Este año KNET ha hecho una apuesta importante, arriesgada. Nos hemos ido a Riojaforum y nos la hemos jugado a un único fin de semana. Víctor Palacios con la guitarra de José Mª Ramírez y Cristina Rodríguez de Tovar con la guitarra de Gori Mazo han cumplido las espectativas y han superado el 75% de asistencia en ambos días.

 


Flamenco honesto, directo... cercano. Momentos jondos. Buen sonido y entrega de los artistas. Y buenos teloneros, artistas locales, como KNET, un ciclo redondo. Un sueño cumplido.
¡Qué ganas de que llegue el año que viene para poder hacer el IV Ciclo Flamenknet!

domingo, 21 de octubre de 2012

Amor y responsabilidad

Federico García Rodríguez, a su hijo:
“Mira Federico, tú eres libre, vete donde quieras, porque yo estoy convencido de tu extraordinaria vocación por el arte, pero, ¿por qué no me das gusto y vas haciendo como quieras tu carrera?, ¿te cuesta algún trabajo? Si en este septiembre hicieras alguna asignatura, yo te dejaría marchar a Madrid con más alegría que si me hubieses hecho emperador”.

Miguel Hernández Sánchez le apagaba la luz a su hijo cuando le pillaba leyendo a escondidas por la noche. Cuando murió de tuberculosis en las cárceles franquistas, dijo de él algo así como:
-Se lo había ganado.

Por eso creo que los hijos, más que amor, son responsabilidad.

martes, 2 de octubre de 2012

Tararear

El otro día me dijo el cantaor de Logroño que había visto en directo a Miguel Poveda. Me contó su fascinación ante un espectáculo de un artista con mayúsculas. Nada que objetar.
Pero me hizo pensar.
¿Dónde encuentro yo la verdad en el flamenco? ¿Cuál es mi verdad?
Pues es una verdad muy particular, muy íntima y, por lógica, bastante poco exportable.
Cuando el cante realmente me conmueve y me deja dolido pero limpio es cuando sorprendo a mi padre, desprevenido en cualquier lugar, tarareando a media voz una soleá de Tomás Pavón que parece indestructible. O esa Malagueña que mi hermano mastica con insistencia.
O cuando a mi tío se le escapa un Fandango de El Gloria que abriga de la desolación del mundo.
Me deslumbra Poveda, Menese o Mercé.
Pero quien me conmueve es quien tararea.